Historia de las Doctrinas Filosóficas


Crates, El Cínico by meegg
31 octubre, 2008, 7:28 am
Filed under: Sócrates y otros filósofos

Crates

Cínico (Socráticos menores)

 

Nació en Tebas, fue discípulo de de Diógenes.

Regalo toda su fortuna y decidió probar suerte en Atenas. Ya allá, vago por las calles, descansando con la espalda adosada contra un muro, entre el estiércol. Puso en práctica cuanto aconsejara Diógenes.

Nunca se inmiscuía en los negocios públicos, ni aun para hacer mofa de ellos, i afectaba escarnecer a los reyes. En más de una ocasión hubo de desaprobar aquella pulla de Diógenes, que habiendo gritado un día “¡Hombres acercaos!”, golpeó con su vara a los que lo hicieron, diciéndoles “He llamado a los hombres y no a sus excrementos”. Crates fue siempre indulgente con los hombres.

Pensaba que el hombre debía bastarse a sí mismo, sin ayuda exterior alguna. Consecuente con esta idea, y a fin de ahorrar en lo posible todo esfuerzo, se abstuvo en lo absoluto de lavarse.

Hablaba raramente de los dioses, y apenas si pensaba en ellos, teniéndole sin cuidado su existencia y sabiendo sobradamente que nada podía, ni bien ni mal, hacerle. Reprochabales sin embargo, el haber hecho voluntariamente desgraciados a los hombres, volviendo el rostro de éstos hacia el cielo y privándoles de la facultad que tienen  la mayoría de los animales de caminar en cuatro patas. Ya que los dioses decidieron que había que comer para vivir, pensaba Crates, debieron cuando menos volver el rostro de los hombres hacia la tierra, donde crecen las raíces, pues ¿quién podría alimentarse de aire o de estrellas?

La amonestaciones de Diógenes, lo mismo que su pretensión de reformar las costumbres, hacínale reír.

La idea de un conocimiento o ciencia cualquiera se le hacía absurda. Para él no había objeto más digno de estudio que las relaciones de cuerpo con lo que le era necesario, y trataba constantemente de reducirlas a los más indispensables.

Tuvo un discípulo Metrocolo. Su hermana Hiparquia, noble y hermosa, se enamoro de Crates. Hay más de un testimonio de tal pasión.

Crates le previno de que vivía como los perros, en medio de la calle y rebuscando en los huesos en los montes de basura. La advirtió, que si se unía a él, su vida en común estaría siempre a la vista de todos.

Dicen que tuvieron un hijo, pero no hay certeza de ello.

Hiparquia fue bondadosa y comprensiva: acariciaba con sus manos a los enfermos; lamia sin la menor repugnancia las heridas de los que sufrían. Si hacia frio, Crates e Hiparquia se acostaban a lado de los menesterosos y trataban de darles calor. No sentían la menos preferencia por ninguno de los que se acercaran a ellos. Bastaba que fueran humanos.

Su hermano Metrocolo admiraba también a Crates y lo imitaba. Pero no tenía tranquilidad.

Crates murió viejo; que había acabado por no moverse del mismo sitio, acostado bajo el cobertizo de un almacén del Pireo, un día lo encontraron muerto, momificado por el ayuno.

Anuncios


Socráticos Menores by meegg
7 octubre, 2008, 9:37 pm
Filed under: Sócrates y otros filósofos

Parte II
Sócrates y otros filósofos

Socráticos menores:

El término de “escuelas socráticas menores” no se refiere a que Sócrates haya fundado alguna escuela determinada. Sabia que habría hombres que siguieran sus ideales, pero no reunió ningún tipo de discípulos a los que dejara algún patrimonio de una doctrina definida. Lo que paso es que varios pensadores que directa o indirectamente habían sido discípulos de Sócrates dieron relevancia a diferentes puntos de sus doctrinas, combinándolos con elementos tomados de otras fuentes.
Estos pensadores fueron continuando con el pensamiento socrático en una dirección determinada, ya que todos hacían modificaciones en lo que tomaban de la filosofía anterior.

La escuela cirenaica:

Aristipo de Cirene Fue el fundador de esta escuela, nació el 435 A.c.
389-388 junto con Platón estuvo en la corte de Dionisio el viejo y en 356 se fue a Atenas, donde se relaciono con Sócrates.
Aristipo decía que las sensaciones subjetivas han de ser la base de la conducta práctica. Pero si la norma de la conducta practica l constituyen las sensaciones individuales, la finalidad del comportamiento va a ser sensaciones agradables.
Enseñaba que la sensación consiste en el movimiento: si éste es suave, la sensación es agradable; si éste es brusco, la sensación es penosa; si el movimiento es imperceptible o cuando no se da movimiento alguno, no hay placer ni dolor. El fin ético ha de ser el placer, un fin positivo. Sócrates había enseñado que la virtud es el único camino para la felicidad, pero no decía que la finalidad de la vida fuese el placer. Lo que hace Aristipo es atenerse a uno de los aspectos de la doctrina socrática, sin tener en cuenta los otros.
Los cirenaicos valoraban el placer del cuerpo mas que el placer intelectual, por ser el corpóreo el mas intenso y poderoso. Las consecuencias de tal principio había de llevar a los excesos sexuales, pero, de hecho, los cirenaicos, adoptando sin duda los elementos hedonistas, de la doctrina de Sócrates, declararon que el sabio ha de tener en cuenta el futuro al elegir placer. Por lo tanto, evitara los excesos y desmesuras que le llevarían a sufrir y evitara abusos que pudieran provocar condena judicial. Si alguien se deja esclavizar por los placeres, entonces, en la proporción en así se abandone no estar ya .


La escuela de Elis y Eretria:

Fedón de Elis hizo uso de la dialéctica semejante a la que hicieron los megáricos, mientras que Menedemo de Eretria se intereso sobre todo por cuestiones de ética, afirmando la virtud y el saber

La primera escuela cínica:Los cínicos o discípulos de “el perro” (Demócrito de Abdera, de la escuela atomista que solo admite la existencia de átomos y vacío. Que ponía de modelo para la humanidad la vida de los animales. Se propuso la tarea de la “revalorización de los valores”) Tuvieron este nombre porque vivían sin someterse a ningún tipo de convencionalismo, o porque Atístenes, fue el fundador de esta escuela y enseñaba en el gimnasio de los Cinosargos (Antítenes de 445-365 A.c. era hijo de un ateniense y de una esclava tracia. Aquel gimnasio estaba dedicado a Heracles, y los cínicos tomaron al héroe como una especie de patrono o dios tutelar.
Antístenes, fue discípulo de Gorgias y después se hizo seguidor de Sócrates, a quien admiraba mucho, sobre todo por la independencia del carácter de que daba muestras Sócrates al actuar según sus propias convicciones costara lo que costara.
Olvidando que su maestro se había mostrado independiente con algunas riquezas de la tierra y al aplauso de los hombres había sido únicamente para lograr el mayor bien de la sabiduría verdadera, Antístenes hizo de esta independencia y de la autosuficiencia un ideal. La virtud era a sus ojos mera independencia respecto a todos los placeres terrenales, de hecho era una noción negativa El aspecto negativo de la vida de Sócrates él lo transformo en un fin positivo.
La virtud según el es suficiente de suyo para la felicidad: ninguna otra cosa se requiere, y la virtud es la falta de deseos, el carecer de necesidades, la total independencia.
La filosofía de los cínicos era la exageración de una de las facetas de la vida de Sócrates.
Sócrates desobedeció a los oligarcas arriesgando su vida, antes d cometer un injusticia, pero nunca hubiera vivido como Diógenes tan solo para manifestar su desprecio al modo de vivir de los hombres.
Antístenes se opuso a la teoría de las ideas y mantuvo que lo único que hay en realidad son los individuos. Sostenía que de un individuo nasa más puede predicarse su propia naturaleza individual: no se le puede atribuir es ser miembro de una especie. De ahí su negación de la teoría de las ideas. Otra teoría lógica era la de la imposibilidad de contradecirse a sí mismo: pues si un hombre dice cosas diferentes, es que esta hablando de objetos diferentes.
Las riquezas, las pasiones, etc., no son en realidad bienes, como tampoco son realmente males el sufrimiento, la pobreza o el desprecio. El verdadero bien es la independencia. La virtud por consiguiente es sabiduría y para aprenderla no son necesarias las reflexiones. El hombre sabio puede ser afectado por los que solemos llamar males de la vida, ni si quiera por la esclavitud
Es cierto que Sócrates se opuso a la autoridad del gobierno algunas veces, pero el estaba tan convencido de la rectitud de la autoridad del Estado en cuanto a la dignidad de la ley, que no se aprovecho de la ocasión para escapar de prisión.

 

La escuela de Megara:

Euclides de Megara fue el fundador de esta escuela.
Euclides se había familiarizado primero con la doctrina de los eleatas y luego, influido por la ética socrática modifico aquella doctrina hasta el punto de concebir el Uno como el bien. Consideraba la virtud como una unidad
Identificaba en Uno con Dios y con la razón. Negaba la existencia de un principio contrario al bien, pues tal principio seria la multiplicidad y ésta es ilusoria en opinión a los eleáticos.
La filosofía megárica, se desarrollo en forma de una erística que excogitó varios argumentos ingeniosos destinados a la refutar tesis mediante la reducción al absurdo
Un destacado seguido de la escuela fue Estiplón de Megara, quien se dedico sobre todo a las cuestiones éticas desarrollando el punto de la autosuficiencia en una teoría sobre la “apatía”.Cuando se le pregunto que había perdido en el saqueo de Megara contestó que a nadie había visto llevarse la sabiduría ni los conocimientos. Zenón el estoico fue discípulo de Estiplón.



los sofistas y Sócrates by verena
7 octubre, 2008, 4:18 am
Filed under: General, Sócrates y otros filósofos

Sócrates no era un hombre irreligioso y, lejos de corromper a la juventud, le hizo un gran bien con sus conversaciones.

Los recuerdos de socrates.

Vida:

 Sócrates, hijo de Sofronisco, del barrio de Alopeke, tenia setenta años, o un poco más al  momento de morir.(399 a.C)

Sócrates se casó ya entrado en edad con Jantipa, de quien tuvo tres hijos.

Cuando su padre fue condenado a morir, el mayor de ellos Lamproclo, era un adolescente mientras que los otros dos, Sofronisco y Menexeno, eran aun niños –este último por cierto un bebe en brazos. No hay indicación alguna en Platón que Jantipa haya sido una arpía. Su nombre, como los de sus hijos mayor y menor, sugiere que era una mujer de familia acomodada.

 

Se nos dice en el fedon que los amigos de Sócrates encontraron a Jantipa y su bebe cuando las puertas de la carcel fueron abiertas.debieron de haber pasado la noche ahí y ella se encontraba en medio de una crisis nerviosa. Fue enviada a casa por Sócrates, pero regreso más tarde el mismo día junto con otras mujeres de la familia. Pasó un rato con Sócrates en una habitación privada, donde recibió sus últimas instrucciones en presencia del leal Critón.

 

Sócrates entraba en trances extaticos. Podía pasarse horas inmovil y como encerrado en sus pensamientos, completamente ajeno al mundo externo.

Sus amigos estaban acostumbrados a que esto pasara y sabían que era lo mejor hacer en tales ocasiones.Simpelmente lo dejaban en paz hasta que volvía del trance.

Uno de estos trances, bastante célebre, ocurrió en el campo de batalla de Potidea, cuando no tenía aun cuarenta años; permaneció inmóvil desde temprano en la mañana de un día hasta el amanecer del siguiente, encerrado en su pensamientos (frontizon ti), según se nos dice en el banquete. Sus compañeros de armas estuvieron bastante sorprendidos al punto que algunos de ellos sacaron sus camas de campar para ver si efectivamente iba a quedarse alli toda la noche. Al salir el sol la mañana siguiente, dijo una oracion y marcho a sus ocupaciones.

 

Peleó en Potidea, en Delion y en Anfipolis. En el banquete habla de alcibiades,en una de sus batallas este fue herido y socrates le slavo la vida.en esa epoca Sócrates tenía alrededor de cuarenta y seis años.

Fue Alcibides mismo el primero en ofrecerse como eromenos(amante) de Sócrates.

En 406 aC le tocó por sorteo ser parte del consejo de quinientos.

 

Retrato fisico y de personalidad:

Sócrates estaba lejos de ser bello. Tenía la nariz chata y los ojos extrañamente saltones.

Tenía una peculiar manera de caminar, que Aristofanes asemejaba al pavoneo de algún tipo de ave.

En otros lugares se compara su apariencia a la de un pez torpedo, a la de un satiro o un sileno.

Iba siempre descalzo, excepto en ocasiones especiales, y nunca abandonó Atenas  sino para prestar servicio militar y, en una ocasión, para asistir a los juegos Ítsmicos.

Era también extraño en otros aspectos. Se sabe que tuvo desde su niñez una “voz” , a la que el llamaba su “signo demoniaco”, y que consideraba una característica propia y talvez única. Esta voz se dejaba escuchar con frecuencia ya  veces en las ocasiones ams triviales. Lo mas notorio de esa voz es que nunca le ordenaba realizar alguna acción, mas bien se oponía a que llevase a cabo algo que planeaba hacer.

 

 Creencias y doctrina

Sócrates creía firmemente en la inmortalidad del alma y en la vida futura,creía también en la reencarnacion y la reminiscencia.

En particular, declaraba haber sido educado por una mujer sabia de Mantinea llamada Diotima.Estuvo, hasta el fin de sus dias, profundamente interesado en lo que llamaba “los decires de antaño” o “la palabra arcaica”, expresamente atribuida a Orfeo, según lo cual el cuerpo es tumba del alma y la guarda en custodia. no puede ella alcanzar su total pureza hasta no ser liberada por dios, quien es su guardián, y llegue a estar sola consigo misma. Aquel que practique la filosofía, música suprema, habra por cosiguiente de practicar  la muerte aun en vida por medio del hábito de concentración en el pensamiento y alcanzar, así , toda la sabiduría que es posible alcanzar en este mundo.

Llamaba “elevada y no fácil de entender”  a la doctrina según la cual el alma es prisionera del cuerpo y, a pesar de que es seguro que las almas de los justos habran de morar con dios, una vez que separadas del cuerpo, no se sentia igualmente seguro que tambien lo harian las de los piadosos.

Realmente fue un visionario o entusiasta.

Sus criticos lo llamaban tramposo, usando una palabra (eiros) que propiamente se aplica a los zorros.

Su interés por la religión de un cierto tipo lo habria llevado a buscar ilustración en la ciencia de su tiempo.

Se preguntaba Sócrates a sí mismo si la vida habia tenido su origen en la putrefacción de lo caliente y lo frío y si la tierra era plana o redonda. Estuvo interesado en la relación entre la sensación, la creencia y el conocimiento y también si aquello con lo que pensamos es aire o sangre.

El quería saber:la causa de las cosas, porque son la cosas como son y poruqe devienen como devienen.

Es también claro que entro en contacto con los grandes sofistas del momento a una muy temprana edad.

Sócrates hubo atraido la atencion de los hombre mas distinguidos de su tiempo aun cuando no pasaba de los veinticinco años de edad. Fue tambien intimo de Hipias y de Prodico.

Zenón el Palamedes de Eleata fue el que mayor influencia ejercio sobre Sócrates.

Sócrates era extremadamente joven cuando empezó a elaborar una doctrina propia.

Qeurefonte llego a preguntar al oracullo de Delfos si había alguien que fuese mas sabio que Sócrates, la pitonisa, por supuesto, contesto que no.

Por fin pudo Sócrates captar el significado de la respuesta del oráculo. Ni el ni nadie conocían en realidad nada pero en un respecto era mas sabio que los demas, en que el sabía que era ignorante mientras que los otros no.

Todo ello ocurrió antes de la guerra del peloponeso.

Creía que su misióñn le había sido impuesta por dios.Dejó todo por ella y esta fue la causa de su empobrecimiento durante sus últimos años. Hablaba de su consagración (latreia) al dios, y se llamaba as si mismo el servidor de los cisnes de apolo.

Tenía el hábito de hablar acerca del nacimiento de los pesamientos en el alma con un lenguaje derivado del oficio de su madre.Su incapacida para dar a luz a la sabiduria, pero decía que era una excelente partera de los hombres, habil es el arte hacer parir pensamiento.

 

 

 

 



Ensayo sobre la Mayéutica, Ética Socrática y Pulso entre Nietzsche y Sócrates by tlaco
1 octubre, 2008, 12:44 am
Filed under: Pensamiento, Sócrates y otros filósofos

   Extracto del texto “Temas y Textos de Filosofía” de H. Arnau, L. Bria, A. Sanjuan, A. Baig, A.Estany, P. de la Fuente y R. Tibau sobre la Mayéutica, la ética socrática y un escrito de Nietzsche sobre Sócrates.

Mayéutica, Ética, Nietzcshe