Historia de las Doctrinas Filosóficas


Actitud y pensamiento by corrazo
15 octubre, 2008, 11:11 pm
Filed under: Pensamiento

Sócrates no escribió nada, de tal modo que las noticias acerca de sus actividades y de sus doctrinas nos han llegado a través de los escritos de sus discípulos y de otros escritores contemporáneos suyos. Ahora bien, los primeros, además de diferir en muchos puntos importantes, nos han transmitido su pensamiento mezclado con sus propias opiniones, de tal modo que resulta casi imposible distinguir las ideas del maestro de las de sus discípulos; los segundos, por su parte, nos han ofrecido frecuentemente versiones contradictorias.

No obstante, podemos asegurar que Sócrates hizo de la enseñanza la misión de su vida; él repetía que a esta tarea le había empujado su daimon (¿la conciencia?, ¿una iluminación divina?); debatía en cualquier lugar y con cualquier persona sobre “lo que cada cosa realmente es”, sobre la esencia de cada cosa. Utilizaba como método el diálogo y centraba sus actividades en las cuestiones humanas: la activi­dad cognoscitiva, la virtud, la felicidad, etc.

Finalmente, fue acusado de impiedad, de introducir nuevos dioses y de corrom­per a la juventud. En el juicio seguido contra él apenas se defendió de dichas acusa­ciones, fue declarado culpable y condenado a muerte.

Aunque pudo evitar el cumplimiento de la condena y huir, prefirió acatar la sen­tencia a desobedecer las leyes de su ciudad. Su discípulo Platón nos narró los últi­mos momentos del filósofo en el diálogo titulado Fedón.

La actitud y el pensamiento de Sócrates ejercieron una enorme influencia en su tiempo, convirtiéndose casi desde el mismo momento de su muerte en un símbolo, dejando detrás de sí un amplio número de discípulos, escuelas y seguidores y, pos­teriormente, en el transcurso de la Historia, se ha vuelto a resaltar con frecuencia su figura.

Pero aun con estas coincidencias, existían diferencias profundamente significa­tivas, a saber:

‘ En sus métodos. Los sofistas: a) cobraban por enseñar; b) se dirigían a sus discípulos mediante monólogos, utilizando largos discursos; c) buscaban la reacción afectiva, sus discursos se orientaban a persuadir, a seducir por la ingeniosidad, la belleza de estilo o la grandilocuencia de sus expresiones. Sócrates, por el contrario: a) no percibía ningún tipo de emolumento por sus actividades; b) llevaba a cabo sus enseñanzas mediante el diálogo, hablando con sus interlocutores, discutiendo con ellos sirviéndose de preguntas y res­puestas; c) perseguía el rigor racional, esto es, convencer por medio de razones.

• En sus teorías. Los sofistas mantenían posiciones escépticas y relativistas y predicaban el éxito y la utilidad, el triunfo en la vida; Sócrates, sin embargo, enseñaba que existía la verdad universal, una y la misma para todos los seres humanos, que se expresa en el concepto universal.

LOS SOFISTAS

SÓCRATES

Cobraban por enseñar.

Enseñaba gratuitamente.

Se expresaban mediante monólogos.

Utilizaba el diálogo.

Perseguían a la reacción afectiva.

Perseguía al rigor racional.

Eran escépticos y relativistas.

Enseñaba la verdad universal.

Temas políticos.

Temas sobre la virtud.

Enseñaban para triunfar en la vida.

Aconsejaba la honestidad y honradez moral.

LA IRONÍA SOCRÁTICA

SÓCRATES.-¿ Te das cuenta otra vez, Menón, de por donde va ya éste en el camino de la reminiscencia ? Porque, al prin­cipio no sabía, desde luego cuál es la línea de la figura de ocho pies, como tampoco ahora lo sabe todavía; pero en cambio, antes creía saberlo…, mientras que ahora piensa que está ya en la dificultad y, del mismo modo que no lo sabe, tampoco cree saberlo.

MENÓN.-Es verdad.

SÓC.—¿No es, pues, mejor, ahora su situación respecto del asunto que no sabía?

MENÓN.-Eso me parece.

SÓC.-Entonces, al hacerle tropezar con la dificultad ¿le hemos causado algún prejuicio?

MENÓN.-Me parece que no.

SÓC.-Sin duda, le hemos hecho un beneficio en orden a descubrir la realidad. Porque ahora investigará con gusto no sabiendo, mientras que entonces creía que estaba en lo cieno…

platón: Menón, 85.

El método socrático

Sócrates afirmaba el carácter innato del conocimiento: según él, los seres humanos poseen ideas innatas de las que, sin embargo, no son conscientes, no se dan cuenta; por consiguiente, para investigar la verdad debemos examinar los contenidos que se encuentran en nosotros, en nuestra alma, como indicaba la inscripción de Delfos, el principio de la sabiduría radica en el conocimiento de uno mismo: “conócete a ti mismo”.

El método adecuado para llevar a cabo esta tarea consiste en un proceso inducti­vo que por medio del diálogo (método dialéctico), partiendo de los conocimientos aparentes, de las opiniones ingenuas y comunes, y de los prejuicios cotidianos logra descubrir la verdad. En este proceso podemos distinguir dos momentos: un primer momento negativo o refutación y otro positivo o mayéutica.

La refutación consiste en hacer ver a nuestros interlocutores que los conocimientos que creían ciertos e indudables no son tales. Sócrates salía al agora y allí \ Interrogaba al artista, al maestro, al general y sirviéndose de ciertas preguntas atina-” das les hacía cobrar conciencia de su ignorancia. La refutación, pues, ponía de mani­fiesto que aquellas opiniones que parecían ciertas e indubitables eran problemáticas, falsas o carecían de fundamento. De este modo, conducía al interlocutor a una situa­ción sin salida aparente en la que todos los conocimientos se tornaban problemáti­cos: “Sólo sé que no sé nada” (ironía socrática). En este punto, comenzaba el segundo momento, la mayéutica consistía en que, una vez eliminadas las falsas opiniones, los propios interlocutores pudieran encontrar en sí mismos la verdad.

Sócrates, que era hijo de un escultor y de una comadrona, comparaba su oficio con el de sus progenitores: de la misma manera que su padre no “construía” estatuas, sino que ante un bloque de mármol se limitaba a eliminar las partes sobrantes hasta permitir que surgiera la figura que previamente existía en el interior, y de idéntico modo a su madre que ayudaba a dar a luz los niños concebidos con ante­rioridad por otras mujeres, pero ella no los concebía; así, él tampoco enseñaba nada, sino que se limitaba a orientar a sus discípulos para que ellos hallaran las ver­dades que, con anterioridad, residían en sí mismos, en su interior, en su alma (innatismo), esto es, en opinión de este pensador el auténtico conocimiento consiste en traer a la consciencia los contenidos —las ideas— que previamente se encuentran en el alma de modo inconsciente.

El conocimiento universal

El método socrático, pues, consiste en un proceso inductivo en virtud del cual de la pluralidad accedemos a la unidad, de los conocimientos poco rigurosos y siempre dudosos o falsos al conocimiento intelectual, es decir, al conocimiento universal. Mediante la refutación se eliminan los prejuicios, los saberes parciales, las aparien­cias y gracias a la mayéutica se alcanza el concepto universal, que expresa la esen­cia inmanente a todas las cosas de una misma especie, lo que hace que las cosas sean lo que son. Por ejemplo, examinando muchas cosas bellas podemos llegar a determinar la esencia de la belleza; analizando varios comportamientos justos, la esencia de la justicia, etc.

Pero entre todos los conceptos universales o a través de todas las esencias, los que más interesan a Sócrates son los morales, esto es, aquéllos mediante los cuales podemos ordenar nuestra conducta y averiguar nuestras obligaciones y nuestros deberes. Se trata, pues, de conocer el bien, la virtud, la justicia, etc., para ser bue­nos, virtuosos y justos.

Todo esto en Historia de la Filosofía de Juan José Abad Pascual, Carlos García Hernández

Xavier Corro

Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: