Historia de las Doctrinas Filosóficas


SÓCRATES: ADELANTO DE LA ANTOLOGÍA by luandrei
13 septiembre, 2008, 5:13 pm
Filed under: General

<!– /* Font Definitions */ @font-face {font-family:SimSun; panose-1:2 1 6 0 3 1 1 1 1 1; mso-font-alt:宋体; mso-font-charset:134; mso-generic-font-family:auto; mso-font-pitch:variable; mso-font-signature:3 135135232 16 0 262145 0;} @font-face {font-family:”\@SimSun”; panose-1:2 1 6 0 3 1 1 1 1 1; mso-font-charset:134; mso-generic-font-family:auto; mso-font-pitch:variable; mso-font-signature:3 135135232 16 0 262145 0;} /* Style Definitions */ p.MsoNormal, li.MsoNormal, div.MsoNormal {mso-style-parent:””; margin:0cm; margin-bottom:.0001pt; mso-pagination:widow-orphan; font-size:12.0pt; font-family:”Times New Roman”; mso-fareast-font-family:SimSun;} @page Section1 {size:612.0pt 792.0pt; margin:70.85pt 3.0cm 70.85pt 3.0cm; mso-header-margin:36.0pt; mso-footer-margin:36.0pt; mso-paper-source:0;} div.Section1 {page:Section1;} –>
/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin:0cm;
mso-para-margin-bottom:.0001pt;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:10.0pt;
font-family:”Times New Roman”;}

Volviendo nuevamente a Xantipa, ¿qué fue lo que provocó realmente con sus explosiones? Solo consiguió que Sócrates abandonara con gusto su hogar hostil y que se sintiera tan ansioso por ir a reunirse con sus amigos, con el fin de sostener con ellos conversaciones filosóficas. Fue en esta forma como Sócrates llegó a ser presisamente Sócrates, ya que era ateniense y en esa ciudad de Atenas, con su gusto por la vida pública, sólo podia destacar quien se producía en público. Si Sócrates se hubiera encerrado en su estudio, no hubiera llegado a ser nunca el Sócrates famoso. En esta forma, el concepto de Xantipa se hace totalmente distinto, incluso contrario; sus actos, si los interpretamos de acuerdo a Hegel, equivalen, en cierto modo, a “artimañas delas ideas”. Todo lo que impedía filosofar a ese filósofo la hacía profundizar cada vez mas en la filosofía. Si Xantipa se imaginaba que sus explosiones y sus duchas de agua sucia iban a servir como método de disuasión, se equivoco del todo. Nietzsche tuvo razón en la continuación de  la frase antes citada, cuando se dijo: -“En realidad, Xantipa lo hizo adentrarse cada vez mas en la singular profesión, debido a que convertía su hogar en algo infernal y hostil.”

W. Weischedel.

Por lo demás, lo más irritante en el comportamiento de Sócrates es que, por naturaleza, no era en absoluto el tipo de holgazán soñoliento. Se dedicaba asiduamente a la gimnasia, en incluso a la danza; lo hacia con frecuencia, según las informaciones que han llegado hasta nosotros, con el fin de mantenerse en buena salud. Otro cronista posterior alabó su “excelente constitución física”. En resumen, Sócrates era un hombre con dispocisiones para actos verdaderamente viriles. Lo demostró también en las campañas guerreras en que tomó parte como simple soldado. Se cuentan de el maravillas sobre su resistencia a la fatiga. Cuando otros se arropaban debido al frío, él caminaba descalzo sobre el hielo. Una vez en que todos los que se encontraban en torno a el se dieron a la fuga, fue el único que se quedó junto a su general “mirando tranquilamente a amigos y enemigos”.

Desde luego, tambíén como soldado Socrates tenia sus rarezas. Alcíbíades, que fue su compañero en los combates, señala a ese respecto: -“Cuando soñaba sobre algo, permanecía inmovil desde la mañana, de pie en el mismo lugar, y si no encontraba la solución deseada, no abandonaba sus pensamientos, sino que seguía de pie, meditando profundamente. Así era como se comportaba Sócrates en la guerra. Sin embargo, en tiempos de paz, no podía notarse en el ningún indicio de hombría y su brío. Al menos en opinión de Xantipa, en esos momentos no era mas que un vagabundo, un charlatán y un hablantín incurable.

W. Weischedel.

¿A quién la agrada que descubran su ignorancia y, sobre todo, en pleno mercado público? Solo algunos jóvenes aristócratas, también verdaderos holgazanes, permanecían a su lado y lo acompañaban incansablemente a sus correrías por la ciudad; pero todos los demás, los ciudadanos honrados, no deseaban tener tratos con él en absoluto Y los poetas se hicieron portavoces. Lo llamaron “charlatán reformador del mundo”, “descubridor de la dialéctica más mordaz”, “entremetido” y “embustero”, y se explayaron sobre sus “frases vacías y afectadas”, sus “sutilezas” y sus “críticas pedantes”.

W. Weischedel.

Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: